Sector de migraciones

1 Jul

Dicen que cuando tenés un hijo ya nunca más vas a estar sola. A mí la frase me pone incómoda. Los críos no vienen al mundo a hacerte compañía. Y en mi caso, la maternidad muchas veces aún me conduce hasta sótanos donde protegerme de meteoritos y cuando la tormenta pasa salgo a la calle y siento que la raza humana se extinguió. Hasta que el má del nenito me trae de vuelta.

Nosotros somos del interior de Santa Fe. Cuando nació el chango vivíamos en Buenos Aires. Mi mamá nos acompañó la primera semana. La segunda, mi suegra. Al día 15 algúndíamarido se iba a trabajar pasaditas las 8 y volvía a eso de las 19. Por más padre presente que sea, son muchas horas de ausencia. Horas que por momentos para mí se hacían eternas porque me quedaba con mi almita tratando de hacer todo. Ni hablemos de las semanas enteras que viajaba por laburo. Hacerlo todo sola es difícil, al borde de lo imposible. Es un poner el cuerpo atroz. Es llegar a mearte encima porque no deja de llorar y no te sale dejarlo en su cuna 5 minutos: pensás que vos aguantás. Es un almuerzo a base de bananas. Es meterte a una guardia con un bebé porque estás con una brutal angina y no tenés donde dejarlo y comerte el sermón de una médica imbécil que te dice que ese no es lugar para un chiquito. Es decidir si esa caca, ese vomito, ese sarpullido es o no para preocuparse.

Mi hermana me contó el otro día que tiene una imagen grabada de mi puerperio. Con el niño nos habíamos ido a pasar unos días de mis papás, para no quedarnos solos. Una noche que yo me sentía descompuesta ella durmió con nosotros para ayudarme. Dice que de pronto se despertó a la madrugada porque escuchó quejidos del bebé. Yo ya le había dado la teta y ahora, doblada de dolor por un cólico intestinal, intentaba cambiarle el pañal. Y ella estaba ahí, pero yo estaba demasiado lejos, absorta en un deberser doloroso. Hasta que me habló, me trajo de vuelta, me dijo: dejá, yo lo cambio, andá el baño. Ahora que me lo cuenta, que voy para atrás y reviso, sé que en la vorágine hasta se me olvidaba poner en palabras lo que necesitaba. Que me faltaban interlocutores.

Una cierra la puerta y nadie ve lo que pasa adentro. La maternidad se vuelve tan del ámbito de lo privado que queda invisibilizada y pareciera que la crianza es una cadena de amor y de acciones que se van volcando como un dominó. Que si estás en tu casa, estás para eso. Como si sólo la figura de la madre bastara. Hay muchísimas minas que criamos con poquísimos sostenes, somos una raza que tenemos un sello en la nuca del sector de migraciones. Una se inventa madre a diario, cada segundo, ante cada desafío nuevo que sí, es delicioso, pero sabe joder como los dientes que le van saliendo al niño. Necesita de muchos otros. Los busca. Pero también una termina asumiendo la soledad, la va dejando acomodarse en el sillón, agarrar el control remoto y cuando sentís que no das más optás por convidarla con un mate.

Anuncios

45 comentarios to “Sector de migraciones”

  1. Lion Mom (@cincgl) 1 de julio de 2013 a 11:20 #

    ayayay, es que estar con un hijo a veces es estar más sola que antes!
    al menos mientras el hijo es niño, después no sé si puede pasar a ser un “par” o algo así
    pero cuando NECESITA a tal nivel…
    cuando una era “sola” podía darse lujos como cenar alfajor e irse a la cama, qué épocas aquellas!
    en fin, sólo puedo abrazarte y acompañarte en el sentimiento de madre sola con niño pequeño y padre sobreocupado
    besotes mi querida golondrina!!

  2. Natalia 1 de julio de 2013 a 11:22 #

    El otro día pensaba que lo más cerca que estuve de unas vacaciones fue cuando mi madre vino a casa a pasar con nosotros una semana. Un beso grande de otra que tiene acá la nuca tatuada.

  3. pibitoiscoming 1 de julio de 2013 a 11:37 #

    Pega esto en este momento… No tengo ni la más remota idea de cómo me va a cambiar la vida, no? Me encantó el post. Muchos besos

    • estaquetepario 1 de julio de 2013 a 11:53 #

      a cada una las cosas nos pegan distinto, y tenemos historias y venimos de mundos diferentes, no te adelantes. ahora concentrate en PUJAR. awww.

  4. Vanesa 1 de julio de 2013 a 13:18 #

    Yo tengo la suerte de contar siempre con un apoyo, pero eso que decís es muy cierto, a muchas les pasa. Conozco una persona que, por seguir estudiando, ha llevado a su hija clases.

    Me encata tu blog, y más me encanta como escribis…

    • estaquetepario 1 de julio de 2013 a 15:08 #

      hola vane! gracias por pasar y comentar y piropear ❤
      sabés que en un post cuento que yo hasta fui a la ginecóloga con el pibito. la médica divina me hizo pap y colpo con él sentado sobre mi panza. una locura.

      • Vanesa 5 de julio de 2013 a 8:28 #

        Ya tiene 3, es que hace poco llegó su hermanito y todo lo que habiamos intentado para que vuelva a su cuarto fue en vano… Como el bebé duerme en nuestro cuarto, él también quiere!

  5. Bárbara B. 1 de julio de 2013 a 13:48 #

    No sabés cómo te entiendo. Mi marido trabaja todo el día y, aunque llega con la mejor predisposición, las horas sola con bebé se hacen largas. Es cierto que tengo a mi familia cerca, pero trabajan todo el día también, así que hasta las 18 no me pueden ayudar. Y después, como vos decís, estás tan metida en esa sociedad mamá bebé, hermosa y agotadora a la vez, que te cuesta dejarte ayudar.

    • estaquetepario 1 de julio de 2013 a 15:10 #

      sabés que en buenos aires tenía una gran amiga que laburaba cerca de casa, los mediodías que podía compraba vianda para los dos e iba a almorzar conmigo. era un regalo del cielo. esos gentes se vuelven inmensos cuando una está tantas hora solas!

  6. Rookie Mom 1 de julio de 2013 a 17:43 #

    No puedo decir que es mi caso (sería injusta si lo creyera) pero hubo momentos muy puntuales en que sentí un contacto muy de cerca con lo que eso significaría. Recordarás un sábado enferma que estuve todo el día en cama y me di cuenta de lo que sería para mí no tener mi suerte.
    En su momento, escribí “me dan muchas ganas de rendir un sentido homenaje a todas las mamás del mundo que, por las razones que sean, “en serio” no pueden darse el lujo de enfermarse ni un sólo día”.
    Besote!

  7. mimamamelima 1 de julio de 2013 a 20:22 #

    Me encantó, tan real, tan cierto!

  8. labonaerense 1 de julio de 2013 a 21:14 #

    Recien, En la cola del supermercado, me puse a leer tu post, que me llega por Mail y me di cuenta de que escribí justo sobre este tema hoy, pero soné como una boludona feliz. Te entiendo, algunas veces es difícil para mi también, capaz cuando Julia camine sea más complicado, no sè, por ahora estoy mejor que antes. El papa de Julia ya estaba medio ido y no daba mucha bola, así que ahora no cambio mucho la situación, y Julia es una bebé súper fácil, imposible estar de mal humor con ella. No sé si estoy viviendo un enamoramiento que se va a caer en cualquier momento o que, pero yo me siento lo más del mundo, toda autosuficiente. Siempre me gusto estar sola igual.

    • estaquetepario 2 de julio de 2013 a 10:49 #

      bona, más allá del enamoramiento, a mí me encantaría tener a mi mamá, mi papá, mi hermana, mi suegra, mi cuñada, a cualquier persona de todo mi amor y mi confianza cerca. saber que además del padre hay alguien para mí, de sostén incondicional. y no para dejarle al nene y salir de novios .-que sería genial- sino para que te den una mano en esos momentos que más lo necesitás.

  9. Ely Rosa 1 de julio de 2013 a 23:18 #

    Uhh como te entiendo! Con el primero pasaba muchas horas sola. Ahora que tengo dos paso sola toda la tarde. A las ocho de la noche siento que me va a explotar la cabeza! Tengo un nene de 1 año y 9 meses y una beba de 2 meses y medio. Hay días que quiero abrir la puerta y HUIR!! El poner el cuerpo es algo constante y la mayor parte del tiempo lo haces sin pensar, después te paras a ver y decis como hice todo esto? Besos y te sigo leyendo!!

    • estaquetepario 2 de julio de 2013 a 11:07 #

      ely, avisame, te paso a buscar y hacemos la gran thelma y luise. a la hora de darles de comer volvemos 🙂

  10. Magali 1 de julio de 2013 a 23:24 #

    No sabes todo lo que te entiendo! me encantó la imagen de darle un mate a la soledad! Yo Mi bebe menor cumple hoy 2 meses y hay días en que siento como Benedetti que tengo una soledad tan concurrida que puedo organizarla. Abrazote! Aca estamos!

    • estaquetepario 2 de julio de 2013 a 11:09 #

      magaaaaa, ese verso de bendetti lo tengo en la punta de la lengua toda el tiempo! y plis, actualiza tu blog, agregame al facebook, entrá a twitter, algo, que te pierdo el rastro.

  11. Pilar 2 de julio de 2013 a 2:15 #

    Me gustó mucho tu relato, pero me dio angustia. Una angustia de saber que también pase por eso, meses atrás. No se que me lleva a interpretar que no sólo estás hablando de la soledad física… Sino de la otra, la interior… La que se experimenta cuando entrás en este mundo de maternar y que si o si la hay que pasarla, uff…
    Te mando un beso grande! Esscribís tan lindo!!

    • Pilar 2 de julio de 2013 a 2:39 #

      “La hay que pasarla”!? Perdón! Me hace mal a la vista jaja!

      • estaquetepario 2 de julio de 2013 a 11:12 #

        eso es empatía pilar! una se desconoce tanto durante el puerperio, se transforma tanto, aún extraño a la tipa que era. esa soledad interior demuele, pero se contrapone a la felicidad inmensa que nos depierta el hijo. otro beso enorme.

  12. Maguita 2 de julio de 2013 a 7:46 #

    Hola!!! recién descubro tu blog y me encantó, me siento tan identificada. Yo también soy comunicadora, madre, bloguera (si bien lo tengo bastante abandonado) y ahora devenida traductora freelance, docente, un poco de todo. Te sigo leyendo, beso grande.

  13. Clau 2 de julio de 2013 a 8:22 #

    me hiciste acordar tanto a mi hace un par de años, yo me fui a vivir al interior y estaba solita mi alma… cuantas noches en vela…mis dos varones se llevan apenas un año, asi que entre mamaderas, pañales y chupetes estuve casi tres años sin dormir de corrido….y cuando parecia encaminarse la vida llego la mayor bendicion: mi nena… Hoy a la distancia y en perspectiva con mis tres hijos adolescentes casi adultos me cuestiono si valio la pena…me sentia una mama open 24 horas… y mi respuesta es si!!! yo soy asi y no habria sabido hacerlo de otra forma…

  14. sarablancos 2 de julio de 2013 a 8:41 #

    Pues toda la razón, tu ahí jodida con tantos sentimientos que no eres capaz de expresar ninguno, te ves haciendo cosas ahora que ha pasado el tiempo que no entiendes porque las hicistes…más información, más comunicación…eso es lo que necesitamos las madres y más ayuda sobre todo más ayuda

  15. Magali 3 de julio de 2013 a 0:22 #

    Si! tenés razon por retarme pero es que no encuentro 2 min libres para escribir un mini post! es terribleee. Volví a entrar porque me acordé que esta soledad de niños chicos y padre sobreocupado, no solo les pasa a las que tiene el padre que labura de lunes a viernes de 10 a 19. Yo físicamente lo tengo a metros laburando freelance desde casa pero mentalemente nunca. labura casi todos los findes y yo casi me siento madre soltera saliendo con el más grande o jugando con los dos -como puedo- para que él pueda laburar. Es tal cual decís! me encantaría tener una madre, tía, abuela, prima, amiga… loquesea que viva cerca para darme un respiro o aunque sea putear juntas!

    • mamma o mama?! 6 de julio de 2013 a 8:04 #

      me pasa como a magali, el tano esta en casa laburando y sin embargo por momentos me encuentro metiendo el cochecito en el banio para no dejarla sola, o pasada de cansancio cambiando paniales y lavando ropa. es tal cual lo describis, una esta tan metida en su propia cabeza que a veces ni nos damos cuenta que podemos pedir ayuda. en mi caso creo que se debe a que debo resolver mambos heredados sobre los roles materno y paterno… pero ya estoy trabajando en eso. no me queda otra, el tano es el unico que me acompania por estos pagos. besote

  16. Vani 3 de julio de 2013 a 13:39 #

    Me encanto! hay cosas de la vida que resultan tan simples y que uno las hace sin pensar hasta que la llegada del bebe te las pone como desafío… Comer, cocinar, encender la compu, tomarse unos mates…. un tan necesario mate…. uno… Ir al baño es un asunto para Mc Gyver!!!!!!

  17. Edith Sztychmasjter 3 de julio de 2013 a 18:36 #

    Una genia total para trasmitir esos “momentos únicos de la maternidad”. Belleza en lo que escribís, ternura en lo que dicen tu palabras…simplemente gracias por iluminar un rol que es mágico!

  18. @paulismuller 4 de julio de 2013 a 17:48 #

    qué identificada me siento!! tan real todo lo que escribis!! justo hoy pensaba que pase rápido esta etapa, este invierno porque voy a enloquecer je!…tengo dos hijos y a veces siento que tengo 5!!! ya pasara ya pasara…(es mi mantra)

  19. Carla 4 de julio de 2013 a 18:30 #

    Yo me mudé cuando Felipe recien cumplía el mes de vida. Hasta ese momento tenia a mi mamá que iba todas las tardes para que pudiera bañarme tranquila, me cebaba un mate mientras daba la teta, a la noche volvíamos a estar los dos solos, pero era un santo, teta y dormia, yo miraba horas de series en la cama. A pesar de estar sola me sentia cuidada. Y de un día para el otro me quedé sola. Todo tenía que esperar hasta las 9 de la noche que volvía el padre. Y a veces se siente que el tiempo se detiene y hablás con sombras que no te contestan. Un abrazo que salve estos km y te juro que un día me aparezco por el ombligo a tomar unos mates.

  20. Azul Celeste 9 de julio de 2013 a 17:49 #

    Señorita, este comentario no tiene nada que ver con la entrada, pero le recuerdo que le dejé un premio: https://celesteazul.wordpress.com/2013/06/26/premio-7-pecados/

  21. Noe 15 de julio de 2013 a 23:11 #

    Estoy al borde de las lágrimas, hoy día estuve con la angustia en el pecho y ahora con el gordito ya durmiendo (13 meses) leo algo que me significa tanto, pues se de lo que estas hablando. Yo vivía en Bs As con mi novio, al enterarme de la llegada del bebé nos volvimos a Mendoza porq yo no quería estar sola, que ilusa. Hacen 13 meses aveces me siento más sola que allá. Aquí tengo toda la familia y amistades (fantasmas) a quienes veía con tanta añoranza cuando viajaba a visitar. Me paso los días enteros, las semanas, los meses aquí encerrada, tratando de hacer lo mejor, tratando de no repetir historias, dolores de mi infancia. Pero todo lo que he recibido son críticas y más críticas, peleas y discusiones graves me han costado con mi madre y familiares por intentar una crianza consciente y respetada. Pero que problema cuando quienes te rodean no tienen idea de lo que estás hablando… En fin, nadie te dice q sos buena madre, le pones el lomo, le pones la tripa, el esfuerzo, el amor, el sudor y recibir comentarios como “la estás pifiando mal” es tan desalentador y demuestra lo sola que estoy en esto. Por suerte mi marido me ayuda pero como dicen muchas, son demasiadas horas en soledad acompañadas del deber de madre. Por suerte la recompensa la tengo a mi lado durmiendo conmigo (espero no recibir críticas por eso ja) Saludos y gracias por lo q escribiste, me hizo sentir menos sola.

  22. Ely Rosa 17 de julio de 2013 a 0:04 #

    Todo bien por ahí? Se te extraña besos!!

    • estaquetepario 17 de julio de 2013 a 9:26 #

      ely, estoy pasando unos días difíciles, confío en que todo pasará pronto y volveré al ruedo! gracias por escribir. es un hermoso mimo sentirse extrañada.

      • Ely Rosa 17 de julio de 2013 a 11:51 #

        Presentia que algo pasaba. Espero que pase pronto y de la mejor manera! Te vamos a estar esperando! Un gran abrazo!:-)

  23. Azul Celeste 19 de julio de 2013 a 21:45 #

    Espero que todo vuelva a su lugar y que esta ausencia te haya hecho bien… Saludos cordiales!

  24. car 29 de agosto de 2013 a 2:49 #

    Leí tu blog y tmbn los comentarios! Y me siento super identificada con todas? Yo no estudio ni trabajo tengo 20 años y me dedico a cuidar a mi hijo y atender mi casa y anoche casi me voy sin dejar rastros! La soledad se ha sentado a tomar mates conmigo siempre q mi bebito se duerme y cada noche charlamos cuando ellos duermen y yo por alguna razón no lo hago. Gracias por decir lo q yo no podría por miedo alqdiran#!!

  25. georgina 6 de septiembre de 2013 a 11:11 #

    jaja me hace acordar cuando nació Julian mi primer hijo ni bañarme tranquila podía!

Trackbacks/Pingbacks

  1. Mano a mano hemos quedado | Ellas y yo - 11 de noviembre de 2013

    […] deuda, acá van mis torpes gratitudes. Jamás hubiera escrito este post si no hubiera leído este: Sector de migraciones. Y mierda que me hacía […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: