Parir con poder

23 May

No leí nada durante el embarazo. Nada relacionado con la maternidad.

No me suscribí a esos foros endemoniados que te dicen semana a semana si al bebé ya le crecieron las orejas, o los pelos o los riñones.

No le hice ninguna pregunta interesante al obstetra. El decía ¿algo más? y yo más que preguntar, afirmaba: vida normal es vida normal, todas las boludeces que me dicen las ignoro? Ahora sé: yo era la pelotuda.

No quería que mis amigas me cuenten de sus experiencias al parir porque cada una vive su propia aventura y todo es muy subjetivo. En verdad tenía miedo. Miedo a que me de más miedo.

No googlee absolutamente nada. Si tenía alguna duda la llamaba a mi amiga Marcela que es médica o me iba a la guardia.

No se me pasó jamás por la cabeza tener al crío en mi casa. Soy demasiado obsesiva y negativa. Me tranquilizaba, me sigue tranquilizando, sentir el respaldo de una institución. Aunque ni la más puta idea de lo que pasa ahí adentro.

En el curso de preparto una avanzada preguntó si podía parir en cunclillas. Y a mí me saltó una térmica, pero me dejé convencer por el discurso médico.

Y llegando al final del embarazo supe que mi obstetra me cobraba un plus para acompañarme en ese momento. No lo quise pagar. Me pareció absurdo. Así que caí en manos de los residentes. Confié. Me entregué.

Para mí parir era parte de la naturaleza. No me asustaba el dolor. Nunca pensé que me moriría dando a luz. Yo creía en mi cuerpo. En que, como dice mi amiga Celi: ¿cómo si nadie te enseña a cagar, una caga igual?

Lo único que deseaba con toda mi alma, era que sea por vía vaginal. Quería pujar. Verlo salir de entre mis piernas. Tener ese momento bestial, de otro mundo, en que la vida sale de la vida. En que un niño de tu vientre sale al mundo.

Mi trabajo de parto fue de más de 40 horas. Las útlimas fueron invasivas: rompieron bolsa, me pusieron goteo, me hicieron tacto muchos médicos. Pero yo no lo viví de un modo violento. Les pedía que me cuidaran a mí y al niño,  que no me llevaran al cuchillo. Eso les decía: cuchillo. Y me trataron todos con cariño. Se aprendieron mi nombre y llamaban Vicente a Vicente. Y hubo peri, hubo episiotomía, pero lo parí como quería. Todo lo que recuerdo de esas horas, es hermoso.

A pesar de la ingenuidad con la que caí a esa sala que llaman “dilatante” siento que viví un parto respetado. Creo que respetarte es acompañarte en tu deseo. Dejarte vivir ese momento como se te re canta. Que si la mujer quiere ir a cesárea porque quiere, está bien. Y si tiene ganas de parirlo en la bañera de su casa también está perfecto. Lo sano es poder elegir. Pero para poder elegir una tiene que estar informada. Leer. Escucharse a sí misma. Preguntar bien. Elegir al obstetra según ese modo de mirar la vida. Saber que tiene derechos, que tiene voz y que puede decir no, o pará o no me hablen así, o estos son mis tiempos no los de ustedes, o dejen entrar al padre de la criatura a la sala de parto porque es ley.

Porque una es la protagonista.

Y tiene el poder.

_____
En la semana mundial del parto respetado muchas blogueras comparten ese momento de sus vidas. Chusmear acá:


Anuncios

44 comentarios to “Parir con poder”

  1. Mona Lisa 23 de mayo de 2013 a 13:07 #

    Uno es el protagonista de su propia vida…nos tienen que dejar vivir y elegir en paz. Hermoso post y un poco de envidia…ya te dije que te quiero?

    • estaquetepario 23 de mayo de 2013 a 15:03 #

      me too, so much!

      • BBsebusca 23 de mayo de 2013 a 15:28 #

        Ay dios mio que gente pegajosa.

      • Carla 23 de mayo de 2013 a 17:21 #

        Meli yo te quiero a vos!

  2. mariel 23 de mayo de 2013 a 13:29 #

    como siempre, genial. me alegro de que lo hayas vivido así. yo también pequé de ingenua, pero no por no leer, sino por pensar que no sería necesario decir previamente lo que quería. pensé que a nadie se le ocurriría cortarme sin preguntarme ni avisarme (ni siquiera el dentista te pone anestesia sin avisarte…), pensé que era obvio que podría buscar la posición que quisiera, pensé que por supuesto que no me iban a separar de mi bebé, si es lo que recomienda la oms, el ministerio y etc, etc…
    y me di de cara contra la pared, y todavía me dura la bronca.
    pero sigo pensando que no deberíamos tener que decir nada. porque cada parto debería ser lo que es: un episodio único y milagroso, para todos los involucrados.
    para el próximo, me voy con casco y armadura 😉

    • estaquetepario 23 de mayo de 2013 a 15:04 #

      más que casco y armadura te imprimís la ley 25929 y te la llevás adentro del bolsito! un beso enorme mariel

  3. Fina La Endorfina 23 de mayo de 2013 a 14:09 #

    Ole por tí, guapa! Cómo lo cuentas, qué bonito!

    Yo leí un solo libro sobre el embarazo y otro de lactancia, y además no tenía amigas embarazadas o mamás que me pudieran aconsejar ni contarme nada…

    Ahora se que puedes exigir, e incluso a decir no a ciertas cosas/pruebas y aunque des a luz a las 2:50 de la madrugada tienes el mismo derecho que la que pare a las 11 de la mañana… A mi me tocó ser la última de (parece ser) un largo día de partos y se notaba muy mucho que se querían ir todos a casa 😛

    Un besazo!

    • estaquetepario 23 de mayo de 2013 a 15:05 #

      así que la última! yo no, pero no sabes todas las que entraban y salían y yo seguía ahí haciendo fuerza! otro besazo finolina ❤

  4. flor (9 meses y toda la vida) 23 de mayo de 2013 a 14:35 #

    Yo empece con que no queria leer nada, pero escuchaba atenta y cuando entre al mundo de mamas blogueras me perdi y empece a leer de todo por todos lados. NO tomo nada como palabra sagrada, solo leo y presto atención. Estoy convencida que quiero que la experiencia sea la que me toca porque creo firmemente en que cada experiencia es unica y de cada una y cmo vos decis, que cada una es la proptagonista. Me da un poco de cosa, si, encima soy medio brutita. Tampoco le pregunte hasta ahora nada a la obstetra, no se que preguntarle. Tengo una amiga con un bebe de 4 meses que encima es medica, pero la data me la va tirando ella, ni siquiera yo le pregunto.
    Tambien tengo el deseo de que mi criatura “salga” de mi y no me la “saquen”, pero veremos…
    Como siempre, lindisimo post…
    Beso!

    • estaquetepario 23 de mayo de 2013 a 15:15 #

      cada una hace su camino, pero siempre más informadas estamos, más posibilidades de elegir tenemos. abrazo amiga!

  5. sradiaz 23 de mayo de 2013 a 14:38 #

    Un gran post, aunque creo que siempre te digo lo mismo porque me encanta como escribes 😀
    Ésta vez me gustó la tranquilidad con la que lo relatas todo. Puede que no te informaras, pero tuviste lo que querías.

    • estaquetepario 23 de mayo de 2013 a 15:15 #

      linda, y a mí me quedan cortas las palabras para darte las gracias!

  6. Mamma o mama, quien soy? 23 de mayo de 2013 a 14:54 #

    Estoy muy de acuerdo con que cada una debe elegir como parir, en casa, hospital, cesarea, vaginal, en cuclilas o de pie… pero es fundamental saber que existen opciones, y deberia ser responsabilidad de los medicos informarnos. y lamentablemente eso no sucede… hoy el camino hacia un parto respetado e informado es producto del culo inquieto de cada madre que quiere transitar ese tipo de parto. Hoy ese camino implica moverse, buscar, contactar, leer, discutir, comentar… es un trabajo realmente. creo que asi como somos protagonistas de nuestra vida, tambien somos responsables de ella.

    • estaquetepario 23 de mayo de 2013 a 15:03 #

      estoy de acuerdo tocaya, no debería ser cosa de culoinquieto, la medicina humanizada debería invitarnos a desandar ese camino, no al revés.

  7. Natalia 23 de mayo de 2013 a 15:07 #

    Yo leí de todo. Y me pesó un poco porque en un punto mi elección sentí que era una traición, porque leía que el parto natural es poderoso, que hasta era orgásmico, que Laura Gutman bla, que lo antinatural de la cesárea…. Coincido con vos. Poder elegir es elegir informada y en base a lo que una misma necesita. Yo elegí la cesárea. En contra de lo que esperaba, me costó encontrar un doctor que me dejara elegir eso desde el primer día. Está bien: no tuve velas, ni música elegida por mí, ni grité al sentir que la cabeza de mi hijo salía de mi vagina. Tuve una cesárea programada, elegida, pensada. Fue un parto en sintonía con esa mujer que era yo al momento de parir, con el universo simbólico en mis espaldas, con mi pasado, mis miedos, mis convicciones. Fue mi parto elegido. Brindo para que cada una tenga el parto que elija tener, sea este el que sea.

    • estaquetepario 23 de mayo de 2013 a 16:54 #

      brindamos por lo mismo. no se puee pedir respeto desde los fundamentalismos, no?

  8. Marcela 23 de mayo de 2013 a 15:09 #

    Me encantó el post! Yo si me prepare leyendo, aunque no fui a ninguna clase porque detesto las preguntas chotas y las perdidas de tiempo. Lo que si creí como válido fue prepararme mentalmente, meditación, yoga prenatal para aprender a mantener la calma en un mundo donde uno quiero todo ya y en el caso de un parto, todo tiene su momento y con ansiedad no se logra nada. La Ley de los Esfinteres que utiliza Ina May Gaskin en su libro explica claramente porque la tranquilidad es la base de un parto exitoso.
    Aca les dejo el link de una entrevista: http://bebeagogo.wordpress.com/2011/06/20/entrevista-a-ina-may-gaskin/

  9. Negra 23 de mayo de 2013 a 15:23 #

    Buena!! Devoro siempre cada publicación tuya, me encanta y me identifico. Disfruto mucho leerte.
    En mi experiencia, tuve un parto feo, apurado, inducido, me invadieron de varios modos pero te juro, que yo no estaba en condiciones de decir ni elegir nada.
    Siempre voy a estar agradecida a mi partera, que fue la única que creyó en que podía evitar la cesárea. Y a mi médico, que trabajó más que yo para que salga. Un artesano, lo juro.
    La gorda venía con el cordón al cuello, salió azul y no me dejaron ni alzarla para llevarla a la neo.
    Cada parto es un universo, pero por mi experiencia, yo no se si me atrevo a decidir algo. Bah, a lo mejor sí, que no nos pidan el enemol!!! jajaja

    • estaquetepario 23 de mayo de 2013 a 16:59 #

      negra encontraste un obstetra y una partera maravillosos. eso también es elegir!

  10. Carla 23 de mayo de 2013 a 17:31 #

    Yo parí dos veces, el primero tuve complicaciones propias del parto en sí, y con la partera que era nuevita y era medio bruta. Pero era el primer que sabia yo como era. Yo sí había leído, mirado y chusmeado cuanta cosa había, pero nada terminaba de convencerme. Confié en mi médico, me entregué sabiendo que él iba a hacer su trabajo desde el respeto por mí y por el bebé. Parir en penumbras, en silencio, en un ambiente cuidado fue increíble. Tanto así que a los dos años parí otra vez. 🙂

    • estaquetepario 24 de mayo de 2013 a 15:44 #

      no es que esté pensando en un segundo, pero sos pampeana, acá en el pueblo la pediatra oficia de obstetra y como no se consiguen anestecistas las mujeres compran (como decía mi abuela) en otro pueblo, a 100 km, así que contame dónde tuviste a los chicos.

      • Carla 24 de mayo de 2013 a 18:07 #

        Con el primero vivia a 3 cuadras de la clínica (en santa rosa). Con el segundo a 170 km, iba todos los meses a control y cuando entre en fecha me mude alla.

  11. madredeuno 23 de mayo de 2013 a 18:15 #

    Me alegra y reconforta una historia linda de parto. L mia no fue como imaginé.
    Feliz semana del Parto Respetado!

    • estaquetepario 24 de mayo de 2013 a 15:49 #

      igual tuviste tu cuota de felicidad: dientes y zapatillas nuevas! te abrazo.

  12. LadyB 24 de mayo de 2013 a 1:21 #

    Yo no leí demasiado, pero sí lo suficiente para estar algo informada sobre el embarazo en sí, el parto y las opciones que tenía (y me saqué dudas antes de tenerlas). De todas maneras, creo que lo más importante es encontrar un equipo cuyo objetivo principal sea cuidarte y cuidar a tu bebé, personas en las que puedas confiar y relajarte para disfrutar y vivir a pleno ese momento con lo que elijas o con lo que te toque porque a veces lo que uno quiere no es viable.
    En mi caso, siempre quise parto y con mi primer hijo fue de libro: un parto fácil y hermoso, una experiencia única, adrenalínica y primitiva. Con mi segundo hijo, hubo que inducir por un tema de salud y no hubo forma de que se encajara, ni siquiera después de haber roto bolsa espontáneamente así que, a pesar de la frustración del obstetra que es super pro-parto, hubo que ir a cesárea y también fue una experiencia hermosa: el momento en que el obstetra llamó a todos a silencio porque nacía el bebé y lo levantó como ofrenda a los dioses fue mágico. Pero creo que pude disfrutar tanto los dos nacimientos porque en todo momento me sentí muy contenida y cuidada por la partera, el obstetra y el equipo. Y creo que en definitiva de eso se trata el parto respetado.(Lo que viene después con los neonatólogos y las puericultoras es otro tema).
    Me encanta leerte y como siempre, muy buen post.
    Un beso

    • estaquetepario 24 de mayo de 2013 a 15:52 #

      porqué no poder pensar que la césarea también puede ser parto respetado? me queda esa imagen del médico levantando al niño como ofrenda. tuviste dos partos maravillosos, sin dudas! otro beso grande.

  13. madreinargentina 24 de mayo de 2013 a 8:59 #

    Cuántas anécdotas y experiencias diferentes…
    Y así fueron mis dos partos, completamente distintos.
    El primero me dejó la experiencia y el PODER para atreverme a poner condiciones en el segundo… que me reconcilió para siempre con el verbo PARIR.

    Muy lindo post!

  14. mamaymaestra 24 de mayo de 2013 a 16:04 #

    Pero que historias de parto! espero tener el coraje que tuviste tu…

    • estaquetepario 24 de mayo de 2013 a 16:45 #

      el cuerpo te pide, y el corazón. vos escuchate. escuchá lo que te dice, y actuá en concecuencia. no tenés que quedar bien con nadie. sea lo que sea lo que quieras, decidílo. ya te queda poquito, no?

      • mamaymaestra 24 de mayo de 2013 a 16:47 #

        Siii, estoy de 40 semanas exactas y en este momento estoy sintiendo cólicos fuertes…

      • estaquetepario 24 de mayo de 2013 a 16:57 #

        ayayay!

  15. Muriel y Yo (@MurielyYo) 24 de mayo de 2013 a 19:40 #

    Coincido con vos en que lo más sano es poder elegir, que respeten tu decisión. Que linda tu historia, me tranquiliza saber que así como hay violencia obstétrica también están aquellos profesionales que respetan la voluntad de sus pacientes (aunque las parturientas no estamos enfermas).

    Un abrazo. Gracias por compartir tu experiencia 🙂

  16. pues q razon tienes…! es de una y nada mas… fijate q nuestras historias se parecen… menos en el desenlace…. a mi si me llevaron al cuchillo… o.O…!
    ya se las contare al final de la semana

    me ha gustado mucho leerte…! gracias x compartir tu esperiencia… y en eso coincidimos… la clave es la información…! y no quedarse calladas..!
    un beso

    • estaquetepario 24 de mayo de 2013 a 20:12 #

      espero leer tu historia entonces! gracias por pasar y por la iniciativa para multiplicar las historias.

  17. pibitoiscoming 25 de mayo de 2013 a 1:21 #

    Uy cuántas historias!! Coincido en que el parto respetado no es lo mismo para todas. El parto respetado debería consistir en tener la libertad de elegir y que ese respeto sea algo natural, no una lucha. Confío en que año a año las cosas están un poquito mejor y cada vez hay más y más mujeres informadas. Hermoso post como siempre! Besitos 🙂

  18. Mamá Merlin 25 de mayo de 2013 a 23:14 #

    Que bueno que a la final tu historia tuvo un final feliz… yo no puedo decir lo mismo, en otro post, que no fue el que comentaste, cuento mi historia… siempre soñé con parto y respetado, pero jamás imaginé que las cosas cambiarían en contra. Te admiro porque durante todo el embarazo te la diste de guapa y llegado el momento supiste enfrentar la situación, nos dejas una gran enseñanza. Abrazos!!

    • estaquetepario 26 de mayo de 2013 a 11:20 #

      nada más lejos que querer dejar una enseñanza, mi historia es una historia vacía de información y llena de convicción, las dos cosas son importantes. te abrazo.

  19. Agustinita (@agusenbici) 31 de mayo de 2013 a 10:38 #

    Me encantó el post y otra vez me siento super identificada.
    No leí nada de nada durante el embarazo (el único libro que leí me lo compré cuando mi hijo ya tenía más de dos meses), NO hice el curso pre parto porque me atendí con médicos, obstetra y partera y parí en un hospital a 300 km de mi casa, sin siquiera haber practicado ni saber como pujar.
    Me indujeron el parto con goteo, me tactaron varias veces, me dieron la peridural, me hicieron episiotomía, la partera se tiró literalmente arriba mío y se ligó mis puteadas, pero ni en pedo quería ir a cesarea. Lo pedí encarecidamente y puse todas mis fuerzas para que no pasara. Es inexplicable lo que sentí cuando vi a mi hijo y cuando mi marido me lo acercó y lo puso arriba mío… (me acuerdo y otra vez me dan ganas de llorar).
    Espero que haya próximas veces y que sean iguales.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Blogger del Mes: Mayo | La_New - 31 de mayo de 2013

    […] post con el que me he decidido al premio es “Parir con Poder”. No se lo pierdan y de ahí, dense tiempo para recorrer todos los temas y […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: