Algúndíamarido

7 Dic

Es de los tipos que creen que ir al psicólogo es una boludez.

No tiene una comida preferida, ni una banda de música ni un lugar del mundo que muera de ganas por conocer.

Nada es maravilloso. Para él lo bueno es lo que zafa.

Cuando yo moqueo porque veo a alguien llorar en la tele, me mira y sé que piensa que soy una extraterreste.

Le revienta que le diga que conocí a fulanito y que es un “groso” escribiendo o que es un “genio” porque publicó un libro impresionante. Para él las personas son personas, con algunas bondades más, miserias menos.

Ser impuntual es ser maleducado.

Es de los que te queman tu instinto capitalista con una sólo pregunta. Dice: ¿realmente lo necesitas? Y te caga tu delgado costado de compradora compulsiva.

No entiende a los que se hacen problema por cualquier cosa. Si rompiste algo, él dice que no pasa nada, que se vuelve a comprar. Si la comida se me quemó, pide una pizza. Si se me cayó la botella de aceite sobre mis botas nuevas, él me convence de que el zapatero lo soluciona.


Para algúndíamarido no hay dolor que un tafirol no pueda curar.

Cuando yo me siento mal o estoy triste o ando loca me manda a bañar. Para él darte una ducha es garantía de que salís nueva.

Si se me transforma la cara por alguna rabieta y siento impulsos de intoxicarlo con óleo calcáreo, me mira y me dice: reíte.

La vez que yo abro la heladera y decreto que no hay nada para comer, va él y saca una zanahoria y un huevo y te inventa una comida riquísima.

Todas las viejas del edificio lo aman.

Arma un bolso de viaje como si fuera un experto jugador de Tetris.

Para mí “el desorden es un orden por descifrar”. Pero él me recuerda todo el tiempo que guarde las cosas en su lugar. Cuando yo no encuentro algo mío, él lo metió por ahí. Dice, irónico: disculpame si desordené tu desorden.

Va mirando las calcomanías ridículas que algunos saben pegar en los autos y le saca el perfil al conductor.  “Y bastante pelotudo tenés que ser para tener 2 perros, 3 gatos y una tortuga”.

Pensaba que un hijo no te podía cambiar taaanto la vida. En esa se equicovó, lo reconoce.

Minimiza mi instinto obsesivo. A mí me daba miedo sacar en invierno al niño a la calle y él me mandaba a dar una vuelta manzana, porque el aire fresco hace bien.  Yo pretendo lavar el chupete absolutamente todas las veces que  se cae al suelo y él cuenta que antes las madres los chupeteaban para limpiarlo.  Éstos días, cuando a bebé le pica un mosquito, él ve una roncha y yo una potencial infección.

La perra lo adora tanto que a las 6 de la tarde se sienta cerca de la puerta del departamento y empieza a esperarlo.

Ahora algúndíamarido está volviendo de un viaje de trabajo. Llevamos casi tres semanas sin verlo. Nosotros con bebé y la shitzu nos vinimos a la casa de mis papás. Acá nos mimaron mucho, descansamos, yo hice siestas y comí siempre la comida caliente y tomé sol y escuché las chicharras y me ensucié los pies con barro y salí de compras y los días pasaron rápido. Pero ya quiero que llegue, que volvamos a dormir los tres en la cama grande con la perra saltando entre nosotros. Que nos de las buenas noches, los buenos días. Y nos diga que nos ama.

– ¿Hasta dónde? – le pregunto yo, porque bien pero bien en el fondo también soy una romántica imbécil.

– Hasta la puerta – contesta él, siempre.

Anuncios

14 comentarios to “Algúndíamarido”

  1. Roberta 7 de diciembre de 2012 a 15:02 #

    Es muy bueno! Tu Algundiamarido es muy parecido al mío! Casi gemelos, te diría. Genial el texto, como siempre. besote!

    • estaquetepario 7 de diciembre de 2012 a 15:13 #

      será una cuestión de género, che? si es así me consuela haber tenido un varón. gracias por leer y por las lindas palabras Rober.

  2. Flor B. 7 de diciembre de 2012 a 15:03 #

    Algúndíamarido es un tipo práctico, dijiste una vez… SOS LA MEJOR, LA MEJOR!!!

  3. Rookie Mom 7 de diciembre de 2012 a 15:57 #

    Oh, l’amour. Me conmoviste, che. Tanto que apenas vea al Doc le voy a decir cuánto lo quiero.

  4. pibitoiscoming 7 de diciembre de 2012 a 18:34 #

    Me encantó este post! Mucha ternura. Mi marido del alma se parece en algunas cosas, pero no en lo práctico, tampoco en la cocina, es bastante obsesivo y la que lo manda a bañarse “para sacarse el día de encima” soy yo! Besos!

    • estaquetepario 8 de diciembre de 2012 a 19:11 #

      pero entonces vos sos la tipa práctica! la clave es encontrar el equilibrio, no? beso.

  5. Madre de Uno 8 de diciembre de 2012 a 17:39 #

    Me gusto mucho

  6. larecepcionista 11 de diciembre de 2012 a 16:43 #

    Lo de “hasta la puerta” es buenísimo, mezcla de risa y ternura.

    • estaquetepario 11 de diciembre de 2012 a 17:05 #

      y depende el día, las puertas cambian. a veces son puertas que están ahí nomás y otras a varios km de distancia! un beso

  7. Anita 12 de diciembre de 2012 a 0:32 #

    Me encantó el final…jejej, hasta la puerta! se parece mucho a mi “algundiamarido”. Me gusta lo que escribís, me gusta leerte 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: