Minientrada

“Lloré mucho, lloré. Twitteé mucho, twitteé”

22 Oct

TRIBUTO A LAS MADRES

me dijo una vez algúndíamarido: “¿qué necesitas?, te juro que me das lástima”. nos merecemos este homenaje colectivo e incorrectísimo.

5. “Lloré mucho, lloré. Twitteé mucho, twitteé”

Por Shesica Shamila @mrsaouda*

Lo primero que hice apenas vi las dos rayitas magenta del Evatest fue reírme. Era por lo menos el test número 20 que me hacía en mi vida y NUNCA me había dado positivo, jamás. Pensé que era una especie de broma macabra, un error de la Matrix, un chiste de un empleado de la fábrica que ponía un stick trucho de Evatest cada 10.000. Pero no, estaba embarazada.

Absolutamente embarazada. Y de una persona que hacía solo 4 meses era mi novio, y sólo una semana que vivía oficialmente conmigo. Después de ese test todo lo demás vino en escala ascendente. Que qué hacemos, que no estoy preparado, que no me va a dar la cabeza para superar el trauma de un aborto, que todavía no vivimos nuestro amor, que la casa, que el dinero, que el amor, dónde va a quedar el amor? Fue la noche más larga de mi vida. Al otro día encaré a mi jefe. ‘Tengo algo que decirte’, empecé, ‘dos rayitas’. Sinceramente esperaba que me echen, o que me ayuden a buscar otro trabajo, pero sucedió todo lo contrario. Me apoyaron, festejaron e impulsaron a tomar la decisión de seguir adelante con el embarazo. (Vale aclarar que mis dos jefes tienen niños de menos de dos años así que amaban la idea de que yo también tuviera uno).

Volví a casa con cara de ‘va a estar todo bien’ y fue el mantra que me repetí durante los nueve meses siguientes.

El embarazo es la cosa más alejada del momento de amor y conexión íntima que nos venden las películas de ‘jolibud’. Los primeros tres meses fueron el horror, vomitaba todo el tiempo, no podía comer nada y hasta DEJÉ DE TOMAR COCA COLA. Para que se entienda la magnitud de esto último, soy de las personas que no disfrutan de una comida si no se acompañan con coca, el agua me da arcadas. Vomitaba hasta seis veces por día, al punto de ir a pelearme con medio sanatorio para que me vea un médico y recete algo, es increíble como la gente naturaliza los síntomas del embarazo, de hecho no me querían atender porque ‘si estás embarazada vas a vomitar’. La cura fue tan efectiva como su nombre, me dieron un antiespasmódico llamado ‘NOVOMIT’. Simplemente genial.

Mi cuerpo (que ya no me pertenecía) fue evidenciando de a poco que un ser se estaba gestando dentro mío. Subí de peso muy lentamente hasta llegar a la curva de los 5 meses, de repente mis piernas, cola, tetas y panza empezaron a expandirse a un ritmo demencial. Me descubría a mi misma pensando cómo hacían las células para reproducirse a un ritmo ta frenético para crear toda la piel necesaria para contener mi cuerpo, se sentía como si fuera un globo al que le ponés una manguera y lo llenás con agua. Pero no era un globo, era mi ex- panza chata y marcada con abdominales.

La comida pasó a ser mi mejor amiga. Pasé por etapas bien marcadas, primero fue chipa. Me desvivía por conseguir ese salado manjar sabor queso que nos regaló la tierra paraguaya. Llegué a caminar bajo la lluvia, muerta de frío y sin paraguas sólo por alcanzas mi meta: comer tanta chipa como sea posible sin explotar.

Después vinieron los dulces. Facturas, galletitas y hasta porciones de torta descansaban alegremente sobre la mesa de mi escritorio en el estudio. Porque mi meta era seguir trabajando hasta que la nena ‘se caiga de entre mis piernas’. De hecho, viajé con una panza de siete meses para la producción de Iguazú en Concierto, a pesar de que la doctora ya me había anunciado que era momento de empezar a ‘quedarme quieta’.

Twitter fue un capítulo indispensable durante todo el embarazo. Conocí a otras embarazadas y los avatares más irónicos y punzantes se volvían tiernos y maternales conmigo. Recibí consejos de muchas mamás twitteras, me quejé a cada paso y me contuvieron siempre con 140 caracteres de experiencia. De a poco mi timeline se transformó en la esquinita donde nos juntábamos a tomar el té y charlar sobre lo jodido de ser madre.

Cuando llegó el momento de parir quise darles el minuto a minuto a todos mis followers, como agradecimiento por el acompañamiento que me hicieron durante los nueve meses más largos de mi vida. Casi muero del dolor, de hecho le repetía a #novio que no lo lograría, que ojalá me muera para dejar de sufrir. Intenté parirla naturalmente, pero después de casi un día de contracciones fui a cesárea. El post- operatorio fue peor que todo el embarazo, no me podía mover y lloraba para caminar. Empezar a dar de mamar fue otro reto. Se me agrietaron las tetas (si, esas cosas pasan) y cada mamada se sentía como millones de alfileres clavados en el pezón.

Lloré mucho, lloré. Twitteé mucho, twitteé. Y esa red social me sirvió para hacer catarsis y darme cuenta de que todas fueron madres primerizas, todas sufrieron y sobre todo, todas lo superaron.

Hoy Paz está a punto de cumplir tres meses. Cuando apareció en nuestras vidas se sintió muy extraño, era raro tener un ser que dependa de mi para su supervivencia. Era obvio que me caía bien porque era mi hija, pero no sentía un cariñó demencial hacia su persona, después de todo, recién nos conocíamos. En este momento empieza a balbucear, se ríe mientras nos mira a los ojos y hasta nos agarra bien fuerte de los dedos cuando puede. El cariño se hizo más grande, y sigue creciendo cada día. Las prioridades cambian, los sonidos y olores también. El tiempo se estira como chicle para jugar un ratito más o pasa volando según como lo mires. Es una experiencia rara, particular, pero no sé si hermosa. Eso es completamente subjetivo.

En general es todo muy vago, aún me queda una vida por descubrir esto de ser mamá. De lo único que estoy segura es de la necesidad de recordar lo mal que lo pasé, lo mucho que sufrí para que no caer en la tentación de tener otro. Por suerte tengo mis twitts, fotos y hasta videos para recordarme que NO debo volver a quedar embarazada. Y si alguna vez muero de ganas de criar algo desde chiquito, me compraré un cactus ♥

 
.
@mrsaouda en 140 caracteres dice cosas así:

. Feliz día de coger sin cuidarse y elegir no abortar a pesar de arrepentirse varias veces por año a todas las madres!
. ♥ Me encantan que santifiquen a las madres cual vírgenes cuando en realidad, si no hubiesen cogido zarpado, no eran madres ♥
. Paz se quedó mirándome fijo. Tengo miedo de que esté intentando hacer que mi cabeza explote usando sus poderes.
. Para mí inventaron eso de que ‘amamantar es hermoso’ para que no frikeemos al darnos cuenta de que los bebés son como un parásito.
. Vino la bisabuela de Paz, le trajo un vestidito de crochet y La biblia ilustrada para niños en tres tomos tapa dura de regalo. Casi imploto.
. Fui a cambiarle el pañal a Paz y terminé bañándola. Parecía una masacre tarantinezca pero con caca. Buen día.
. Lo bueno de que Paz sea linda y buenita es que opaca el hecho de no haber sido buscada. Si fuera al revés sería más difícil todo.
. ¿Por que no me hice lesbiana cuando tuve la oportunidad? *se escucha a Paz llorando de fondo*

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: