Minientrada

Arrorró blanco

18 Oct

TRIBUTO A LAS MADRES

me dijo una vez algúndíamarido: “¿qué necesitas?, te juro que me das lástima”. nos merecemos este homenaje colectivo e incorrectísimo.

3. Arrorró blanco

Por @cutipaste*

Dormir al bebé es un problema complejo que para un mejor análisis se puede dividir en dos grandes partes: a) lograr que el bebé se duerma, b) mantener al bebé en ese estado durante el tiempo que se requiera. En los párrafos siguientes nos ocuparemos de la segunda parte.

Todavía existen algunos pánfilos que ignoran que el bebé carece de interruptor vigilia/sueño; esto es, hay que lograr que se duerma o, mejor dicho, ayudarlo, conducirlo para que de a poco adopte nuestras modalidades occidentales, civilizadas y (inserte aquí su religión o deje en blanco en caso de ateísmo o agnosticismo) de dormir.

A tal fin se utilizan diversas técnicas, entre las más conocidas -aunque no necesariamente siempre más efectivas- se cuentan cantar al bebé suavemente, mecerlo, bañarlo, alimentarlo, etc. El siguiente caso de la vida real nos muestra otros métodos igualmente efectivos que podrían integrar el arsenal de algunos atribulados padres. Escuchemos a los protagonistas.

<[…] entonces leí en el internet que el ruido blanco puede ayudar a dormir a los bebés. Yo fui músico en algún momento y conozco algo acerca de los fundamentos físicos del sonido, así que más o menos sabía de qué se trataba eso del ruido blanco. El tema era conseguirlo. Probamos con la aspiradora y nada. Probamos con el secador de pelo; mejor. Pero tenía un cable muy corto, no se podía andar llevándolo por todos lados, conectarlo y desconectarlo, era un lío. Entonces me puse a bajar muestras de ruido blanco e hice mis propias muestras en un soft de edición de audio, y todo eso fue a un CD. En teoría genial, aunque en la práctica parece que el ruido blanco se escuchaba demasiado bien, era ¿cómo decirlo? demasiado… blanco. Decidimos que le faltaba rocanrol así que volvimos al secador. Pero, como tenía que suceder, el secador se rompió. Chau Braun, fuiste muy lindo, gracias por todo. Pedimos prestado a mi suegra el suyo, una enorme matraca china marca Cassio. Ese sí hacía un ruido de todos los colores, una cosa infernal, el Megadeth de los secadores de pelo. Y sí, a Catalina le encantó y se dormía re bien. Hasta desarrollamos una técnica de fade out: una vez dormida primero bajábamos la velocidad al mínimo, después cerrábamos la puerta del baño, luego la de la habitación y al final lo apagábamos. Genial. Eventualmente lo del secador dejó de funcionar y usamos otros métodos como batir unas maracas verde flúo como de carnaval carioca, escuchar veinte veces seguidas “And i love her” de Los Beatles a través del parlantito de un teléfono celular… pero eso es otra historia.

En algún lado debemos tener el CD todavía por si alguien lo quiere. […]>

.

* en su perfil de twitter @cutipaste dice: no se tú, pero yo gabba gabba. Básicamente es todo lo que sé de él. Eso y lo que leo en su blog Me voy para quedarme y los comentarios acertados que pasa a dejar siempre por acá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: